Con el vermicompostaje ahorras:

 

  • En agua de riego: el compost favorece la retención de agua a disposición de las plantas. El ahorro está entre el 30% y el 70% respecto de lo que tendríamos que gastar para regar nuestras plantas.

 

  • En la compra de bolsas de basura: los desechos orgánicos blandos de la cocina y jardín se depositan directamente en el Vermicompostador.

 

  • En la compra de abonos: con el autocompostaje se obtiene gratuitamente un abono 100% natural, obteniendo aproximadamente 56kg de compost por cada 100kg de restos orgánicos vermicompostados.

 

  • En la compra de fitosanitarios: las plantas cultivadas con vermicompost sólido o líquido son más sanas y padecen menos enfermedades y plagas.

 

  • En impuestos: al no tener que recoger, transportar ni tratar miles de toneladas de residuos orgánicos, en algunos municipios se compensa con una reducción en las tasas de basuras.