Características del Humus de Lombriz

 

El Humus de lombriz es un extraordinario fertilizante natural.

Aunque las proporciones de nutrientes no son muy elevadas, tiene un ph cercano a neutro, buenas cantidades de ácidos húmicos y fúlvicos, gran capacidad de intercambio catiónico (CIC 150 a 300 meq/100 gr.) de ahí su gran capacidad de retener nutrientes y agua (hasta 1500 cc. /kg.).

 

Beneficios del humus de lombriz:

 

Nivel físico

  • Mejora la aireación y capacidad de retención de agua y nutrientes.
  • Mejora la capacidad de germinación de las semillas.
  • Reduce la erosión del suelo.
  • Mejora el manejo del suelo.

 

Nivel químico

  • Enriquece el suelo de sustancias orgánicas y minerales esenciales.
  • Promueve la asimilación de los nutrientes transformándolos en formas asimilables.
  • Conserva y eleva el contenido orgánico de los suelos.

 

Nivel biológico

  • Incorporado en el trasplante, reduce el “shock” postrasplante.
  • Favorece la formación de micorrizas.
  • Aumenta la flora microbiana beneficiosa.
  • Aumenta la resistencia de las plantas a plagas y enfermedades.

 

Usos y dosis

No hay ningún cultivo agrícola en el que la utilización del humus de lombriz esté contraindicada.

La sobredosificación es, en la práctica, imposible.

Serían muchos los parámetros a tener en cuenta para una recomendación en cuanto a las dosis de uso., pero a modo orientativo se puede recomendar estas cantidades:

 

Frutales de hueso y pepita. Adultos:    de 3 a 6 Kg. por árbol. Nueva plantación: 1 a 2 Kg.

Césped y praderas. Plantación:            3 a 5 kg. /m2. Mantenimiento: 200 a 400 gr. al año, repartido en 2 veces.

Hortícolas:                              En función de las variedades (las solanáceas en general son más exigentes) a toda tierra 1 kg. /m2 aproximadamente.

Localizado en hileras, 1 a tres kg. /m. lineal.

También es recomendable a la hora de la plantación, colocar un puñado alrededor del cepellón

Flores y ornamentales. Rosales, claveles, geranios, etc:  a razón de 400 a 500 gr. /m2